Por fin pude pasar por las salas a ver el gran fenómeno que tiene a todo el mundo loco “La la land, ciudad de las estrellas”. Alabada desde su primera proyección en festivales de todo el mundo. Llevamos tantos meses oyendo hablar de ella que parecía que el cine iba a cambiar por ella. Pero la verdad es que me ha dejado un poco sorprendido, porque a pesar de sus muchas virtudes la película no es redonda y pudo serlo.

La la land, ciudad de las estrellas nos cuenta la historia de dos jóvenes que están en California para cumplir sus sueños. Ella quiere triunfar en el mundo del cine y él quiere resucitar el Jazz. En el camino hacia sus sueños se enamoran. Una bonita historia de amor que como todas, tendrá que enfrentarse a problemas y cómo se resuelvan decidirá dónde termine todo.

Le he dado muchas vueltas a la película y creo sinceramente que el mensaje de director gira de nuevo sobre la idea de la lucha por los sueños y la incompatibilidad de los mismos con otras responsabilidades. Los protagonistas se enfrentan a una situación en la que hay que decidir si “madurar” sacrificando sus sueños por el otro o simplemente luchar por todo lo que siempre han querido y dejar pasar el amor de su vida de largo. Para ello, con mucho arte, se muestran los dos resultados al problema y deberá ser el espectador el que decida. Yo por mi parte he decidido.

Es curioso como Damien Chazelle repite la idea que ya explotó en Whiplash, las pasiones. En esta ocasión amplía repertorio y nos habla del Jazz, el cine y el amor. De menor a mayor está de nuevo el Jazz, que debe gustarle mucho, homenajes constantes a este tipo de música y llanto de ver que no tiene continuidad. Si en Whiplash defendía que no había buenos músicos, aquí defiende que el Jazz se muere porque a la gente no le gusta, o por que la gente no lo entiende, algo con lo que estoy más deacuerdo.

La siguiente pasión de la que nos habla es del cine, veremos los estudios de la warner, las mil audiciones que hay que hacer para hacerse un hueco y las trampas que se esconden tras él. El cine, homenajeado discretamente desde una cafetería y unos estudios, ahí está la escena que ellos dos van al cine, una escena digna de enmarcar con las imágenes con el proyector de fondo. Pero hay homenaje oculto al cine con las referencias a grandes clásicos y como con el Jazz, repasa la gloria pasada del cine pero con imágenes no con dichos. Un homenaje visual sobre el que hay que poner atención. El siguiente video muestra a lo que me refiero.

La ultima pasión y la más importante es el amor. Si bien el Jazz o el cine pueden, o no, tener más o menos adeptos. El amor es un tema que nos importa a todos los seres humanos y quizás por eso la película usa este tema como eje central de la película. Si bien la presentación de los personajes y el enamoramiento son los puntos fuertes de la película, creo que la madurez de el amor es la parte donde más cojea. Está claro que aquí es donde se le ve el plumero a Damien, utiliza un arma tan potente como el amor para indicarnos que puede ser un estorbo para los sueños y nunca un complemento. Aquí es donde nos ha sorprendido a todos, pero no las tengo todas conmigo de que la fórmula sea la correcta. Para mi gusto estuvo más acertado en Whiplash.

Tres pasiones dos muy bien representadas, otra manipulada para jugar. Pero no es sólo el haber trabajado estos conceptos lo que le ha dado a La la land su fama. Su fama viene agrandada por el cuidado que le ha dado a todas las escenas para representar tanta pasión. Color, buena coreografía y música, son detalles que ha cuidado al máximo lo que resulta en una película visualmente tan potente, que es agradable de ver desde el minuto uno. Sus referencias a clásicos y su estética enamoran a espectador y lo mágico de todo esto está en la simplicidad. Las coreografías (quitando dos casos concretos) son siempre con los dos protagonistas y no con miles de extras, y la estética es moderna no cae en clasicismo, de modo que se se atreve a reivindicar lo de ahora como interesante. Simplicidad y modernidad, claves para llegar al público.

Como hemos dicho, la película tiene una estética increíble y gira en torno a tres ideas importantísimas, pero ninguna de ellas funcionaría si el reparto no las acompañase. Ahí entran Ryan Goslin y Emma Stone. Estos dos actores son el centro de la gran mayoría de las escenas y que diesen la talla era importante, el caso es que la dan y de sobra. Hay una enorme química entre ellos, se nota que se conocen de otras películas, pero es que además se comen la pantalla. Desde mi punto de vista ella mucho más que él, me parece que bien su globo de oro y podría llevarse el Óscar, Ryan hace menos e impacta menos en pantalla, aunque claro puede ser que soy hombre y me embelesa más ella, quizá debería opinar una mujer en esto para ser más justos. Lo que es seguro es que independientemente de premios engrandecen la película.

Después de todo lo leído, podría parecer que pienso que la película es perfecta y que justifico toda la fama que la envuelve, pero lo cierto es que no es así. La la Land tiene sus pecados y no he oído hablar de ellos en otro sitios así que ahí voy.

No es tan original como pretende ser, esta película es la versión Jazz de “500 días juntos” o “Una hora más en canarias”. La manera de contar las cosas tiene su firma propia pero no deja de ser un Whiplash romantizado. La música, aunque enamora, brilla más por las escenas que acompaña que por su poder en composición. No es una música increíble. Le he escuchado mucho, es mona, es agradable y mentiría si no reconociese que la escucho una y otra vez, pero no pasará a la historia porque no ofrece nada increíble, está a la altura de su película, es simple.

Por otro lado no es la primera película que homenajea al cine, ni es la primera que acierta con el color y la estética. Me ha impactado menos que Whiplash y me ha dejado peor sabor de boca, no salí del cine contento sino triste y eso es un fallo, aunque pueda parecer original. Por todo eso, creo que Damien Chazelle debió ganar su Óscar con Whiplash y no con esta película, que aunque mona y llena de puntos fuertes, comete errores algo que no le pasó cuando se puso a tocar la batería.

Dirección
Guión
Reparto
Dirección artística
Fotografía
Bso
Puntuación
Puntúa el post
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About Cotu

Fundador de la SéptimaCaja antes Teatro Kodak, blog en el que administro tanto su diseño como su contenido. Nunca fui bueno escribiendo pero aquí estoy. Empujado por mi amor al cine y la programación web, mantengo este rincón de Internet vivo. Me encanta.

Latest Posts By Cotu

Category

Criticas de cine

Tags

, ,

Related posts

    Blade Runner 2049 7 octubre 2017
    Aloha 13 marzo 2016
    Drive
    Drive 26 enero 2012