The World of Hans Zimmer

13 noviembre 2018 - Por

Abril de 2018. Veo el Hans Zimmer Live in Prague de Netflix. No había visto nunca ninguna serie o película que me generara tantas emociones. Surge una idea. Te das cuenta de que has sido un primo durante años, ya que Zimmer lleva haciendo conciertos bastante tiempo. Algo dentro de mí cambia para siempre. ¿Y si todo ese chorro de emociones que te atraviesan solamente por mirar un concierto en la televisión, iPad u ordenador pudiera vivirse en real-time? ¿Y si en vez de escuchar todas las bandas sonoras siempre me han acompañado las pudieras observar?

Y este era un evento que la dirección de la SeptimaCaja no se podía perder. Después de una búsqueda intensiva dimos con la fecha. 10 de noviembre en Oberhausen (Alemania profunda). Pero, ¿¡si estamos en abril!? Bueno, ¿y? Además, para fomentar el ansia decidimos que, si se hacía, se hacía bien. Fila 5 con la intención de quedarnos embobados del espectáculo.

La SeptimaCaja no se lo perdió

Cada uno lo llevó a su manera, para uno desde abril fueron meses de total abandono de Hans Zimmer y su obra. Pero para mí fueron meses muy largos y un verano muy duro. Solamente dibujando en mi interior cada vez que sonaba algo del buen amigo Hans cómo sería verlo en directo. A medida que pasaba el tiempo la luz del 10 de noviembre cada vez se hacía más intensa. Una espera eterna que tuvo el merecido premio desde que empezó a sonar la primera canción.

Y es que la primera canción es Batman. Si, Batman ‘Rise of Dark Knight’. Sin anestesia y directos a la acción. La historia de producciones conjuntas de Zimmer con Nolan puede tener cosas mejores, pero empezaron en Batman y ese final enseñando el logo de ‘The World of Hans Zimmer’ ya casi hace que te pongas de pie a aplaudir. Después nos deleitaron con una de las obras que a mí personalmente me hicieron consolidar a Hans Zimmer como artista referente. ‘King Arthur’. Y no es porque la película fuera espectacular, sino que es un claro ejemplo de como una película no está al nivel de alguna de las canciones que la acompañan. En este caso la voz de Moya Brennan se sustituye por una flauta interpretada por el gran Pedro Eustache, además de unas imágenes en background épicas (de lo mejor del film), llegando un servidor a un estado de éxtasis hanszimmeriano del que no conseguí salir el resto del concierto.

Lisa Gerrard en medio de Chimera

Sin tiempo para reponerme salta la sorpresa de la noche. ‘Misión Imposible 2’. Otro claro ejemplo de OST que está muy por encima de su película. El espectáculo visual del principio de la película (gracias por ahorrarnos las imágenes de las fallas en Semana Santa) le sigue ‘Chimera’, con Lisa Gerrard en las vocales y Rusanda panfili al violín. Absolutamente espectacular. Si yo ya era como un pequeño bloque de mantequilla caliente, ‘Chimera’ fue ese cuchillo frio que me atravesó y acabó partiéndome por la mitad.

Las otras tres representaciones que vinieron antes del descanso fueron ‘Pearl Harbour’, ‘Rush’ y ‘Da Vinci Code’. Creo sinceramente que en Pearl Harbour no sacaron todo el provecho que pudieron sacar, me faltó (o no atiné a escuchar) ‘December 7th’ que para mí es la mejor con diferencia. Con el ‘Lost But Won’ de ‘Rush’ sí que acertaron, gran película y banda sonora. Acción trepidante. Para antes del descanso (necesario para ir sacando jugo al concierto), apareció Hans con su amigo Ron Howard explicando ‘Da Vinci Code’. Puede que la película no sea del gusto de muchos, o sí, pero para mí, es innegable que su banda sonora es notable. Al principio no acabamos de enganchar con la representación (es un tanto oscura), pero el ‘Chevaliers de Sangreal’ del final es sublime con esas imágenes de Tom Hanks y las pirámides de París.

Pearl Harbour en su explendor

Después del descanso entramos en un terreno un tanto infantil, en el que pudimos escuchar ‘Madagascar’, ‘Spirit’ y ‘Kung Fu Panda’. Fue un preludio de relax para lo que nos venía encima. Muchas risas con ‘Madagascar’, emociones fuertes con ‘Spirit’ (una de esas bandas sonoras no muy conocidas pero que son tremendamente buenas). Con ‘Kung Fu Panda’ cayó alguna lagrimita. Y es que ‘Oogway Ascends’ es muy buena. Puede que no fuera la mejor sección del concierto, pero nos hicieron pasar un buen rato.

La verdad es que hay que decir que, aunque no fuera de mis favoritas, con ‘The Holiday’ fue una buena elección. Soy de los que había escuchado la obra pero no había visto la película, pero me doy por satisfecho por lo simple y dulce que me resultaron sus notas. A continuación, ‘Hannibal’. Un color rojizo cubre el escenario y aparece la cara de Lecter de forma amenazante, por suerte, tenemos a Marie Spaemann al chello y a Lisa Gerrard para darnos algo más de tranquilidad. No es de mis favoritas y creo que tampoco la incluiría en una lista de tops de Zimmer, puede que fuera la canción que sobrara del concierto.

A partir de aquí, puro festival. Evidentemente lo mejor se pudo vivir al final. La última media hora de concierto estoy convencido de que va a ser lo mejor que voy a vivir a nivel audiovisual el resto de mi vida. ‘El Rey León’, ‘Gladiator’, ‘Time’ de Inception y ‘Piratas del Caribe’. Vamos por partes.

‘The Lion King’ nos hizo disfrutar de lo lindo

Uno de los personajes más divertidos que envuelven a Zimmer es sin duda su gran amigo Lebo M. Su voz es tan característica que no hace falta ni presentación. El listón de ‘The Lion King’ estaba muy alto y Lebo M siempre hace que sea especial, pero en este caso casi no se notó. La estampida y muerte de Mufasa (que Zimmer compuso como homenaje a su padre después de fallecer), la redención personal de Simba y ‘Circle of Life’ cantado por Asja Kadric e otra vez interpretado por Eustache con instrumentos de viento te mete directamente el cuerpo en África. En mi caso, es probablemente mi película animada favorita de Disney, y el Oscar que consiguió Zimmer no fue casual, probablemente fue lo mejor del concierto.

De ‘Gladiator’ creo que poco más se puede decir que no se haya dicho ya. Es un clásico de Zimmer y como con ‘Da Vinci Code’, nos hicieron un recorrido desde el principio, con ‘The Battle’, hasta el final de la película. Lisa Gerrard al control de la voz en el ‘Now we are free’. No se puede pedir más. Al terminar Gladiator, y a modo de despedida, Hans nos introduce Time (acompañado de una preciosa dedicatoria). Pero hay algo diferente, para hacernos partícipes de lo que puede ser uno de sus mayores éxitos a nivel musical, él toca y la banda acompaña. Fue como estar en el live de Praga, pero sin estar. Y es tal torrente de emociones de ‘Time’ que te destroza el corazón. Puede que sea lo máximo que tiene Zimmer a nivel emocional. Y lo bordaron no siendo nada fácil seguir el compás de una persona que no está físicamente tocando contigo. Y ahí tuve la sensación de que habíamos terminado.

Están casi todos, faltan Lisa Gerrard, Luis Ribeiro y Asja Kadric

Al mirar el reloj y ver que el ya habíamos consumido casi el mismo tiempo que desde el inicio hasta el descanso me entró un momento de desánimo, como si me faltara algo. Sí, había como un enano, pero quería que la noche fuese completa. Además, Gavin Greenaway, director del concierto, se puso a presentar a modo de despedida a todos los que habían participado en el concierto: Asja Kadrić (una voz que te derrite por dentro), Gan-ya Ben-gur Akselrod y Lisa Gerrard, vocalistas. Juan García-Herreros, bajo eléctrico. Amir John Haddad-El Amir, guitarras (un auténtico genio y figura). Rusanda Panfili, violín (pura alegría y sonrisas). Pedro Eustache, vientos del mundo y cul’e puya. Marie Spaemann, violonchelo. Eliane Correa, teclados. Aleksandra Šuklar, láminas y percusión. Luis Ribeiro, percusiones del mundo. Lucy Landymore, batería y percusiones. Acompañados por la orquestra sinfónica de Bielorrusia. Todos grandísimos artistas, la mayoría descubrimientos y a los que voy a intentar seguir en su carrera.

Pero entonces las luces apagan y comienza una melodía conocida que te traslada sabor a oro y arena. A una lluvia torrencial acompañada de un remolino gigantesco. A una boda surrealista. Y a una de las batallas navales más fantásticas que se hayan rodado jamás. Se descubre el secreto, nos iban a regalar como última representación ‘Piratas del Caribe’ y aquello ya fue el culmen. Si algo tiene la banda sonora de ‘Piratas del Caribe’ (y la película) es ese coctel en su justa medida de aventuras, humor, amor y épica. Y nada mejor que las canciones del final de ‘At World’s End’ para plasmarlo. ‘I Don’t Think It Is The Best Time’ y ‘Drink Up Me Hearties’, nada más que añadir. Éxtasis puro y tsunami de emociones que incluso hasta el día de hoy duran.

‘Piratas del Caribe’ es un colofón final

Si has sido o eres fan del mundo que ha creado Hans Zimmer alrededor de sus obras, este concierto es un debe. Obviamente (y lo hemos comentado) podrían haber no estado al nivel algunas de las obras representadas. Pero la muestra del universo Zimmer que se propone no deja ningún clásico descolgado. Cada uno seguro que echó en falta 2 o 3 canciones diferentes, pero que eso no omita lo que es ‘The World of Hans Zimmer – A Symphonic Celebration’, una maravilla audiovisual. No es un simple concierto de música con una orquesta. Es la suma de una orquesta, un juego de luces que se mimetiza perfectamente con cada canción, unos artistas que han mamado Hans Zimmer durante muchos años y unas pantallas que ya hemos comentado que van a mostrarnos los momentos más épicos de cada una de las representaciones. Además sirven para incluir a un coro que aporta su grano de arena en algunos de los momentos más estelares del concierto (‘Da Vinci Code’, ‘Mision Imposible 2’, o ‘Piratas del Caribe’).

En mi caso, es posible que haya sido el concierto de mi vida. No creo que nunca vaya a conseguir nadie superar lo que viví desde el asiento de mi quinta fila en Oberhausen el pasado 10 de noviembre de 2018. Magia, puro disfrute y alguna que otra lagrimita cayeron.

‘The World of Hans Zimmer – A Symphonic Celebration’  hará parada el año que viene en España, el 5 de Abril en Barcelona en el Palau Sant Jordi y el 7 de Abril en el Wizink Center de Madrid. Una buena oportunidad para rezagados.

Puntúa el post
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Join the conversation! 2 Comments

  1. ¡Gran crónica de este gran concierto! Resumes a la perfección lo que sucedió, suscribo completamente tus palabras. Y a pesar de que el texto puede llevar a sospecha de exageración por la emotividad que desprende, nada más lejos. Es un espectáculo artístico impresionante, recomendable para todo aquel que tenga ocasión.

  2. El concierto me ha gustado hasta límites insospechados. Ha sido sin duda el concierto de mi vida. Dicho esto…

    a mi me sobraron mision imposible 2, hanniblar y the holiday. Por otro lado me faltaron trabajos más recientes como interestellar, rango o discombulate de sherlock holmes.

    Quitanto esos desaciertos en el repertorio. Suscribo palabra por palabra todo lo que tu dices, en cuanto a música y espectáculo. Pocos conciertos tienen tanto. En ese concierto volví a ver Gladiador en cines, me sentí con 18 viendo perl harbour por primera vez y me subí al barco de piratas del caribe como la primera vez. Todo un viaje en el tiempo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About Javier GF

Editor en la Septimacaja. Ingeniero de profesión, deportista como afición. El espacio es una de mis mayores pasiones, entender como funciona el mundo es indispensable para poder cambiarlo. Devorador de series y agitador de aquellos que nos quieran colar pelis de SerieB como grandes estrenos.

Category

Cine

Tags

Related posts

    Interstellar 8 noviembre 2014
    El llanero solitario 26 agosto 2013