Cuesta mucho decir adiós a estas series que calan tan hondo. Personajes con los que has vivido y has sentido apego, otros a los que has llegado a odiar, había algunos que de primeras solamente te parecían interesantes y a medida que iban pasando los capítulos ibas descubriendo más y más cosas. Otros que, al revés, a medida que avanzaba la serie involucionaba tu afecto por ellos. Y este ha sido lo vivido esta última temporada, en especial estos dos últimos capítulos. Tengo la sensación de que han querido hacer muchas cosas en muy poco tiempo y que habría quedado mucho mejor poniendo un par más de capítulos, pero tengo que decir que este final me ha gustado.

Después los eventos del anterior capítulo, todos sabíamos que iban a haber consecuencias. Todavía no han pasado ni 24h de la locura de Daenerys y King’s Landing sigue siendo un mar de ceniza. Tyrion, Ser Davos, Jon, todos pasan a través de los cadáveres que ha dejado el reguero de fuego de Drogon. Un detalle, no hay música. Ninguna nota puede representar la escena horrible que se ha podido vivir. En especial mencionar aquí cuando Tyrion se despide tanto de Cersei como de Jaime. Sobre todo, de Jaime. Qué grande es el personaje de Tyrion, uno de los más humanos de toda a serie.

Todos parecen haber visto los horrores que una vez más nuestra reina parece haber disuelto. Otra ciudad más, como Yunkai, Astapor o Meereen. Y aquí Daenerys sigue haciendo muestra de su poder. Solamente con Drogon bastaría para asustar a cualquiera, pero a mí que me expliquen cómo se piden por Amazon dothrakis e Inmaculados, que yo quiero. Seguramente tendría el prime. No parecen respetarse las bajas y los números de la guerra en esta temporada. Pero no es la imagen que importa.

La imagen es la de la victoria. La de Daenerys con Drogon detrás, en la que parece que por fin ha despegado el reino de un nuevo Targaryen. Es bonito ver el homenaje que hace Daenerys a Khal Drogo en su discurso, también hacía los Inmaculados, volviendo a revivir aquellas escenas de las primeras temporadas. Todo tiene un sabor a despedida. Pero entonces llega Tyrion, que intenta hacer entrar en razón a su reina. Imposible, ¿siempre ha sido así Daenerys? Y a su renuncia le sigue el miedo de que Tyrion satisfaga el hambre de Drogon. Not today. Pero la acción importante ya está hecha, aunque a Tyrion le cueste ser apresado.

Daenerys ya tiene el objetivo a tocar. El trono de hierro es el premio a todos estos años de luchas y sacrificios. Y lo tiene ahí. Me ha gustado como se han ido cumpliendo las diferentes profecías que aparecen tanto en la serie como en el libro. Las imágenes de la profecía de la segunda temporada en la Casa de los Eternos, en la que se ve la sala del trono en ruinas. Daenerys acercándose y tocando el trono. Otra de las profecías que se cumple es la de las traiciones que sufrirá Dany, una traición de sangre, otra traición por oro y la otra por amor. Ya nos podemos imaginar cuál es cuál.

Y, atendiendo a esta última traición, en una secuencia sublime, aparece Jon por detrás (previo paso por el peaje de Drogon). Y ya Daenerys no esconde nada, se muestra tal y como es. Toda la locura que ha ido generando se muestra ya por fin y no esconde sus intenciones. O conmigo o calcinados. Con un poco de perspectiva, no parece ser un mensaje muy diferente del que le ha acompañado todas las temporadas, lo que pasa es que no había apego con los amos de esclavos. Y eso no deja más opción a Jon. Esta escena y la que sigue son de lo mejorcito del capítulo. Cuando aparece Drogon en busca de su madre ve el panorama, y cuando todos nos esperábamos lo lógico se viene una sorpresa. De nadie será ya jamás el trono de hierro. Un dragón lo forjó y otro lo destruyó. Emprende el vuelo junto a su madre en una última despedida y que queréis que os diga, me da pena por el hecho que en Drogon sí que no había doblez ni engaño.

A partir de ahí toca la reconstrucción de los siete reinos. Puede que fuera el momento menos conseguido del capítulo, pero es necesario para rescatar ciertos personajes para ver cómo queda la plana mayor de las casas de Westeros, y el panorama es desolador. Suerte que para hacernos reír está Edmure Tully (estaba bien tirada). Me reí bastante con la llamada al sufragio universal que propone Sam, not in Westeros you don’t. Y puede que no acabe de encajar con la épica de la serie, también creo que es un error de D&D. Brann no encaja como rei, y no porque esté invalido, sino porque el cuervo de tres ojos no debería ser una persona con poder real. Creo que es un fallo gordo, como que la independencia de Winterfell saliera tan barata y el resto no la pidiera. Pero se perdona con el final que nos dejan.

Y es que mucha gente se empeña en ver un final que no está a la altura. Amigos míos, es GRR Martin, no había que esperar final estándar. Es un final que a mi parecer cierra bastante bien la historia de Westeros. Admeás nos deja escenas para el recuerdo como la de Brienne escribiendo la historia de Jaime.  O la escena del nuevo consejo, en la que Bronn parece que por fin ha encontrado su sitio. Sí, es posible que todos esperáramos un poco más de épica. Que volviera a gobernar algún Targaryen, Stark o Lannister. Tendría sentido. Pero Game of Thrones nunca ha tenido sentido, siempre daba lugar a sorpresas. Y es lógico que su final no fuera el esperado por el fandom.

Los últimos minutos se me han hecho muy largos. No porque no me gustara lo que estaba viendo, sino porque creo que han planteado mal la temporada. El clímax máximo, y está en anteriores post comentado, se produjo con The Long Night. Es imposible superar eso, es el punto máximo de esta temporada y yo me quedo con ello.

No quería que la serie acabara. Necesitaba saber más cosas. Saberlo todo, pero no habría magia en ello. Mi imaginación vuela al este de Westeros con Arya, con el reino de nobleza que va a crear Sansa y con un reino más allá del muro liderado por Jon, que por fin se reúne con su estimado huargo, recordando la salida del muro como antaño se produjo en el primer capítulo de la serie. Los lunes ya no serán los mismos.

Como dice el gran mago, ‘no os diré no lloréis, pues no todas las lágrimas son amargas’. Pero escuchando las notas del final de Ramin Djawadi se me antoja imposible. Voy a extrañar mucho esta serie por lo que me ha dado. Por todo lo que ha generado. Ha cambiado la forma de entender la televisión y eso creo que nos abre un camino que viene cargadito de historias. Ahora solamente queda el repasar cada una de las temporadas, para sacar todo el jugo con un segundo o un tercer revisionado.

All hail GRR Martin.

Puntúa el post
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Join the conversation! 1 Comment

  1. Me alegra que estemos de acuerdo con lo de Bran. No tiene sentido y no es el personaje correcto. La lucha por el desaparecido trono debió terminar en manos mejores… Igual no un Targaryan pero seguro que no Bran es, con diferencia lo que más me ha molestado.

    Con respecto al resto de puntos dice esto es GRR Martin, pero no es así. Ahora no hay libros… son nuestro amigos David Benioff y D.B. Weiss, quienes han escrito esto además de dirigirlo… Martin le habría dado más vueltas y nos habría sorprendido. Aquí no hay sorpresas. Jon y Arya a viajar… No hay final, no sabemos a dónde van ninguno de ellos… Francamente esperaba mucho más de Jon, pero la frase que se fastidie por huevón, que me dijeron haciendo referencia a todas las veces que ha renegado del trono puede que me valga como excusa.

    Sansa ha estado maravillosa desde que se cargó a Ramsay. Ahí se forjó una reina y no ha dejado de serlo desde entonces, maravillosa. Tuve una discusión con mi mujer acerca de porqué nadie se queja de la independencia del norte. Sencillamente porque a nadie le importa un carajo, esas tierras norteñas in fértiles y heladas no las quiere nadie. Nadie va a pelearse por ellas. Por eso le sale tan barato a Sansa.

    Y Tyrion me pareció barato en su discurso de coronación de Bran, pero por lo demás bastante bien. La primera sesión sobre los dineros con Bronn y Brienne ha sido algo maravilloso.

    En fin, es complicado, pero creo que como final de temporada pudo valer, pero como final de serie no vale un carajo… que repitan el último capítulo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About Javier GF

Editor en la Septimacaja. Ingeniero de profesión, deportista como afición. El espacio es una de mis mayores pasiones, entender como funciona el mundo es indispensable para poder cambiarlo. Devorador de series y agitador de aquellos que nos quieran colar pelis de SerieB como grandes estrenos.

Category

General

Related posts