El Castillo Ambulante (2004)

27 diciembre 2021 - Por

Después de Haru en el reino de los gatos (2002), le vuelve a tocar el turno a Hayao Miyazaki con El Castillo Ambulante. Esta obra de 2004 contará con el elenco que tan bien había funcionado en Ghibli, con Miyazaki en tareas de dirección y elaboración del guion, acompañado por Toshio Suzuki en la producción y por Joe Hisaishi en la composición de la banda sonora.

Basada en la obra de Diana Wynne Jones, esta historia va a encarnar los clásicos ideales que nos tiene acostumbrados Ghibli. Son obras que siempre van a llevar implícito un mensaje oculto, más allá de los sucesos que se desarrollan. En este caso estos elementos son el destino, la juventud, el valor y el amor. Eso, juntado con el clásico toque tímido y de inocencia que siempre está implícito en las cintas del director japonés, dará pie a disfrutar de una obra tierna y fresca, muy fácil de ver gracias a la espectacular animación que siempre genera Ghibli.

En este caso la protagonista va a ser Sophie, una joven que se encarga de la tienda de sombreros de su padre. Debido a las presiones de sus hermanas mayores tiene bastantes problemas de autoestima. Un día por casualidad conoce a un apuesto mago, Howl, en un evento que cambiará su vida para siempre. Por culpa de ese encuentro, la Bruja del Páramo lanza sobre ella una maldición condenada a ser vista por la sociedad como una abuela, aún si su corazón es joven. Sophie abandona su casa en búsqueda de Howl, la esperanza que ella conserva para volver a su estado anterior.

La morada de Howl es un castillo. Se presenta como rodeado de mística y no es un castillo cualquiera, sino que es un castillo ambulante, como su sugiere el título. Este castillo va a estar rodeado de secretos desde el momento que Sophie pone el pie en él. La película tira de un preciosismo que no se había visto antes en Miyazaki. La exploración de Sophie en búsqueda del castillo regala muchísimas estampas preciosas, además de presentar un personaje interesante Nabo, un espantapájaros que  conducirá a Sophie al castillo de Howl y que tendrá su peso al final de la historia.

Una vez dentro del castillo se comenzarán a suceder encuentros con personajes que permitirán a Sophie desarrollar todo su potencial. Calcifer es la llama que mantiene vivo el castillo. Marko es el aprendiz de Howl. Junto a ellos y a Howl, se va a establecer una conexión que nos va a permitir realizar un viaje en búsqueda del anhelo perdido. Este es un poco el mensaje de la película. Llenar el vacío del corazón. Mientras Sophie lo intentaba en la tienda de su padre o Howl combatiendo en tierras extrañas, no se acaban de dar cuenta que lo único que importa es encontrar a otra persona que permita llenar el vacío que tiene cada uno, de ahí la conexión entre Sophie y Howl y el romance implícito de la película.

Otra de las aristas que se le puede sacar a El Castillo Ambulante es una de las clásicas de Ghibli, que es el mensaje pacifista. En 2004, con el mundo mirando hacia Irak y la guerra con los EEUU, Miyazaki realizó uno de los mayores mensajes antibelicistas de su carrera. Si ya lo había hecho con La Princesa Mononoke el propio Miyazaki, o el mismo estudio con La Tumba de las Luciérnagas de Isao Takahata, El Castillo Ambulante coge la figura de Howl, un mago que se niega a participar en la guerra y hace todo lo posible por evitar que se produzca.  

Es un gran película que como ya hemos comentado a nivel de animación saca lo mejor de Ghibli. En un mix de géneros, por un lado El Castillo Ambulante nos lleva a la arquitectura europea de principios de siglo XX, muy ambientada en el mundo austrohúngaro. Algo parecido a lo que vimos en Kiki, La Aprendiz de Bruja. Por otro nos presenta un mundo en guerra, en el que se mezclan algunos de los esquemas steampunk que ya fueron utilizados en Nausicaä para el diseño de las aeronaves acorazadas, pero con mucha mejor factura.

En mi opinión personal, El Castillo Ambulante es una historia que se le podría haber dado mucho más. Me explico, viene del equipo encargado de realizar La Princesa Mononoke y El Viaje de Chihiro. Viendo la calidad de las dos historias anteriores (que se podría considerar el zénit de Ghibli) yo aspiraba a que El Castillo Ambulante fuera mucho más. Obviamente, en este punto hay que olvidar ya que la animación presentada por Ghibli sea vista como meramente dibujos para niños hechos en Japón. Si algo ha quedado claro gracias a Miyazaki y Ghibli es que el nivel de madurez de las historias y lo que llevan detrás implícitas se han de revisar con frecuencia para poder sacar lo mejor de cada uno. Aunque deja preguntas sin responder, el resultado es una gran película que podía haber dado más.

Direccion
Guion
Personajes
Banda Sonora
Animación
Puntuación
Puntúa el post
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About Javier GF

Editor en la Septimacaja. Ingeniero de profesión, deportista como afición. El espacio es una de mis mayores pasiones, entender como funciona el mundo es indispensable para poder cambiarlo. Devorador de series y agitador de aquellos que nos quieran colar pelis de SerieB como grandes estrenos.

Latest Posts By Javier GF

Category

Anime

Related posts