Cobra Kai. Temporada 2

15 septiembre 2020 - Por

Dicen que las segundas partes nunca fueron buenas. En este caso disiento, y me reafirmo en el comentario que hice en el post anterior, Cobra Kai es lo mejor que ha pasado por Netflix en los últimos años. Si bien la primera temporada nos enseña una historia que continúa con las rencillas que tuvieron John y Daniel al final de la primera Karate Kid, esta segunda temporada da continuidad y hace crecer a los personajes (aunque alguno no del todo bien o según lo esperado).

Ya comentamos el final de la primera temporada, que después del torneo habían quedado muchos hilos por resolver. Robby se convertía en el estudiante y el hijo adoptivo de Daniel LaRusso. De repente aparece John Kreese (antiguo profesor de John en el Cobra Kai original) y se reviven los fantasmas del pasado. Daniel reabre el Miyagi-do Karate para nuevos alumnos. Esta base es la que se va a desarrollar durante esta segunda temporada.

Y decir que me ha gustado bastante aunque sin llegar al nivel de la primera. Me ha gustado bastante ya que he podido ver a los personajes evolucionar, han habido grandes remembers (el Sr. Miyagi en la playa, el capítulo dedicado a los amigos de John) y se ha continuado de una manera muy divertida con la relación de John-Daniel (la situación en el restaurante mejicano es estelar). También es un acierto la incorporación de Kreese, que aporta ese tono oscuro de Cobra Kai que le faltaba a John y da un punto dramático a la serie.

Lo que no me ha gustado ha sido el planteamiento que ha tenido esta segunda temporada. Si bien en la primera comentaba que la relación de John y Daniel era lo que hacía a la serie ser lo que era (un remember bastante divertido) ahora han cobrado (para mi gusto) demasiado protagonismo los jóvenes. Y no están a la altura. Durante la primera temporada planteaban bastante bien los problemas de esta generación: cyberbullying, de la lucha entre el tío popu-rico y el pobre y de buen corazón. Esta nueva temporada se plantea como una guerra abierta entre el Miyagi-do Karate y Cobra Kai, y yo creo que hace perder un poco el hilo. Y si a todo eso le juntas un excesivo lío de faldas y pelea de hormonas, te queda algo digno, pero no suficiente.

Suerte que están ahí William Zabka y Ralph Macchio para salvar la temporada. Aunque no solamente eso es positivo, muchas otras cosas también. Su relación de amor-odio es el gran aliciente de Cobra Kai, y nunca defrauda, ya que estos dos tipos no tienen ningún reparo de reírse de sí mismos. Como ya he mencionado la escena del restaurante es colosal, como la escena del bar de la primera temporada. Pero en este caso, en la segunda temporada ha habido muchos más recuerdos (que siempre suman), la incorporación de nuevos personajes de antaño, homenajes a los karate kids originales y nos han regalado de nuevo una banda sonora excepcional, con ese toque ochentero pero moderno.

Esta segunda temporada me ha gustado bastante, dejando el final en una obligada (y ya confirmada) tercera temporada. Realmente una vez visto el final se entiende el exceso de tensión llevado a cabo por los personajes, dejando la resolución para la tercera temporada, que tiene pinta que será la última. Tengo bastante ganas de ver si se acaba cerrando el hilo de Ali vs John. Yo seguiré atento a la historia de redención personal del personaje de William Zabka, de largo, el más interesante que he visto en los últimos años.

Puntúa el post
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About Javier GF

Editor en la Septimacaja. Ingeniero de profesión, deportista como afición. El espacio es una de mis mayores pasiones, entender como funciona el mundo es indispensable para poder cambiarlo. Devorador de series y agitador de aquellos que nos quieran colar pelis de SerieB como grandes estrenos.

Category

General

Tags

,

Related posts

    Deadly Class 13 abril 2019