The Punisher

25 noviembre 2017 - Por

Me ha tenido atrapado toda la semana. Eso es lo que me ha durado esta fantástica serie. El universo de Marvel no solo se expande por el cine. A nivel de series (dada su alianza con Netflix) también van tejiendo un universo al que cada vez van añadiendo más y más personajes interesantes. Después de Daredevil, The Punisher es la temporada que más he disfrutado. Ni Lucke Cage, ni Jessica Jones, ni Iron Fist, ni incluso The Defenders, que reconozco que tiene algún punto bueno, han llegado a este nivel.

No es la primera vez que aparece nuestro amigo Frank Castle en escena. Ya se le pudo ver durante la segunda temporada de Daredevil, de la que me arrepiento mucho de no haber publicado nada, dado su nivel. Lo dicho, la aparición en la historia de Matt Murdock por parte de Frank Castle es sublime y espectacularmente dura. Ya conocemos su historia. Marine, fuerzas especiales, formación militar de primera y en un acto de la mafia que intenta acabar con su vida acaban con el de su mujer e hijos, de la cual Castle sale milagrosamente vivo con una sed de venganza que no terminará de saciar hasta esta temporada.

Es una pena que después de tantos intentos de llevar esta historia al cine todos hayan acabado en fracaso. Pero se puede entender si el guion se esta historia se intenta encajar en un formato de dos horas. Da para muchísimo más. Y aquí Netflix ha dado en el clavo, como casi siempre.

¿Es necesario haber visto Daredevil para engancharte a The Punsisher? La respuesta es que no. Si que es cierto que hay referencias, algunas relaciones personales (Karen Page – amo a esa mujer) pero casi todo el contenido a nivel de personajes e historia es nuevo. Un Frank Castle con diferente identidad intentando llevar una vida normal a la que el sufrimiento por la pérdida asalta continuamente.

Repasando la historia del canon de Marvel sobre Frank Castle uno se da cuenta que no es el 100% adaptado a la historia de Castle. Pero sirve para introducir a diferentes personajes en la trama y que sí que están representados en el universo de Marvel. Billy Russo, compañero de Frank en Afganistán. Micro, el soporte de IT de la cruzada de Frank sobre todo lo que a él le parece injusto. La familia de Micro, no voy a entrar en detalles para no quitaros la sorpresa, pero el triángulo que se forma entre Frank, Micro y su familia es una de las cosas que más divertidas y mantiene muy viva a la serie.

Pero también hay que dar valor a aquello que es contenido adicional. Se tocan diferentes hilos que hacen muy interesante el visionado. El primero es el de la vuelta del soldado a casa después de combatir y la dinámica social que se le presenta. La guerra deja huellas, la gestión de ese trauma es muy importante. Hay gente que se recupera y puede vivir una vida normal. Hay gente que no. Y si a esa gente no la puedes entender luego pasan las cosas que le pasan a Lewis Wilson.

Luego es la de la lucha contra el sistema. Este argumento no es nuevo, ya lo hemos visto en muchas y diferentes ocasiones, pero te aporta lo que le falta al argumento de Castle. Un villano y una historia oscura detrás, que, aunque la hayamos visto una y mil veces, los personajes que aparecen son los que se encargan de amenizar y dar interés. Sam, Madani, la CIA, Rafi, escuchas en despachos, operaciones encubiertas, si se hace con este ritmo siempre es agradable de ver.

La performance coral es buenísima, todos actúan de maravilla. Pero me voy a quedar con dos personajes. Ben Barnes como Billy Russo. El niño guapo de la serie, al que todavía no se le escapa ese aire de Dorian Grey, pero que tiene un papel que le encaja a la perfección. Veremos cómo nos lo traen de vuelta en la segunda temporada. El segundo es fácil, pero ya lo sabíamos. Jon Bernthal de vida al antihéroe. Digo que ya lo sabíamos porque ya lo habíamos visto en Daredevil, pero la exploración del personaje que se hace en esta temporada invita al espectador a ver el gran sufrimiento que pesa sobre el protagonista, y lo bien que lo lleva e interpreta Bernthal. Esas caras de odio, esas sonrisas, buf, de vez en cuando me dan escalofríos.

La ‘ventaja’ que tiene The Punisher contra cualquier otro superhéroe que nos ha traído Netflix son la ausencia de sus poderes. Eso resta en su capacidad de sorprender al enemigo y al espectador. Pero se compensa con la formación militar de Frank, que es de primera. En mucho de los capítulos te imaginas dentro de un navy seal. Avisado estas que si le das una oportunidad no te vas a encontrar un camino de rosas. Es uno de los personajes más brutos y oscuros (por eso Bertnhal encarna también a Castle) del universo de Marvel y a las luchas no les falta detalle ni visceras. Podría seguir hablando, pero se me escaparía algún spoiler y nunca me lo perdonaríais. Hay que verla, punto.

Puntúa el post
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 4,00 out of 5)
Cargando…

Join the conversation! 2 Comments

  1. Se parece en algo a Daredevil porque intenté verla con María y no termina de cuajar

  2. Error !! Tanto Daredevil como esta me parecen de las mejores series de Marvel !! Hay que verla obligatoriamente

Deja un comentario

About Javier GF

Editor en la Septimacaja. Ingeniero de profesión, deportista como afición. El espacio es una de mis mayores pasiones, entender como funciona el mundo es indispensable para poder cambiarlo. Devorador de series y agitador de aquellos que nos quieran colar pelis de SerieB como grandes estrenos.

Category

Netflix, Series

Related posts