La Casa de Papel

9 abril 2018 - Por

‘O partigiano, portami via, o bella, ciao! bella, ciao! bella, ciao, ciao, ciao!’. Estos versos corresponden con parte del canto popular italiano de resistencia ‘Bella Ciao’, canción que me ha rondado la cabeza todo el fin de semana. ¿El motivo? Es el tema principal que se utiliza para cerrar de manera brillante esta corta pero interesantísima serie español llamada ‘La Casa de Papel’.

Había oído mucho hablar de ella, pero no ha sido hasta una presión familiar potente durante el pasado periodo vacacional hasta que no me decidí a verla. Tengo que dar las gracias sobre todo a mi hermana, porque sin su insistencia nunca habría dado el paso a verla.

Inspirada, según cuenta su creador (Alex Pina), en ‘Reservoir Dogs’, a la serie se le adivinan otros guiños a otras películas del género. ‘Plan Oculto’ o ‘El Golpe’ podrían ser unos ejemplos. Y es en ese principio donde podrían surgir las primeras dudas, temiendo ver un copy paste de algo ya masticado. Un error. El equipo de guion tenía una idea clarísima, y ya desde un principio sabía la historia que quería contar, otra cosa es que tiren de alguna que otra ayuda. La serie va madurando su factura propia a medida que van pasando los capítulos, creando su propio sello inconfundible.

‘La Casa de Papel’ cuenta el asalto y robo de un equipo sobre la Casa de Moneda y Timbre de Madrid. Este equipo, liderados por ‘El Profesor’ va a llevar a cabo un plan perfecto para cometer el mayor atraco realizado jamás. De esto se van a encargar un grupo de escogidos a dedo por el cerebro de la operación. Un especialista para cada campo: un informático, un líder, soldados de trinchera, la crack para fabricar el dinero. Todos ellos gozan de sus momentos estelares.

Y es que es imposible no enamorarte de los personajes. También es imposible que a alguno no le acabes odiando (sobretodo Berlín). Y es que aparte de que todos hagan bien su trabajo, y por mucho que las directrices del Profesor prohíban las relaciones interpersonales, son estas las que hacen que la serie se mantenga en el punto álgido tanto tiempo. Y aquí también añado al grupo de los rehenes y de la policía que está llevando el caso. Se crea un ambiente del cual el Profesor es el eje de todo, así lo ha planeado y se viven situaciones y momentos de máxima tensión para el espectador.

Me voy a ahorrar en este caso la tentación de comentaros los hechos más importantes de la trama, ya que en este caso los giros tan de calidad que podría llegar a estropear la ilusión de más de uno. Solamente decir que todo, o casi todo, cabe en el plan del Profesor. Y sabiendo eso prepara en conciencia a su equipo, aportando en cada momento un flashback que da mucha solidez a las tramas de los capítulos necesarios. Helsinki, Moscú, Oslo, Denver, Rio, Tokio, Berlín y Nairobi van dan el salto al golpe de sus vidas con la única red del Profesor.

A partir de aquí no quiero comentar mucho más sobre la trama, si no lo excelente y natural que me ha parecido la interpretación de la mayoría de personajes. Si bien hay alguna situación forzada por parte de algunos personajes es muy puntual, el inspector Rubio o Tokio en algunos momentos pecan de ello.

Pero como soy una persona optimista me quedo siempre con lo mejor. Y lo mejor son Berlín, Nairobi y Denver. Sin duda. Pedro Alonso como Berlín encarna al clásico psicópata al que le importa todo una mierda, generando un miedo de saber qué es lo siguiente que se le va a ocurrir. Por otro lado, tenemos a Alba Flores como Nairobi, que encarna y refleja esa simpatía tan del sur de la península, dejándonos momentos bastante divertidos como el del matriarcado. Imposible no reírte con Denver (Jaime Lorente), pero no es el humor fácil, toda la serie destila un humor negro que carga las tintas de manera brillante.

Mención especial al dúo estrella. La inspectora Murillo y el Profesor. Álvaro Morte e Itziar Ituño. Si de algo vive la serie es de su relación. La verdad es que me ha gustado como se ha llevado esa química. Creo que en algunos momentos es mejorable, sobre todo por parte de ella, pero el acierto de crear cierto carisma a lo largo de los capítulos a lo largo de la serie e ir cruzándolos da el tono justo para que ‘La Casa de Papel’ termine de una forma brillante.

Y es que la ejecución de esta serie es tan o más brillante como la ejecución del plan del Profesor. Mantiene una trama en un punto álgido desde el principio, haciendo de cada momento un momento importante. Pero sobre todo lo que me ha convencido han sido sus giros de guion, esos que hemos comentado antes, son muy sólidos. Entre eso y una producción muy madura hacen de ‘La Casa de Papel’ un regalo de 15 capítulos imposible de no disfrutar.

¿Qué dirán los escépticos de las producciones españolas? Pues toda esta gente se está quedando bastante atrás, ya que llevamos bastante tiempo pudiendo gozar de una gran salud en cuanto se refiere a series españolas. Los últimos años vienen cargados de ejemplos de series que han dado un salto cualitativo importante al sector, tales como ‘El Ministerio del Tiempo’ o ‘Isabel’, entre otras muchas muy buenas. Este salto cualitativo de producción se deja ver ahora también en la serie, añadiendo un nuevo factor a su disfrute.

Y diréis alguno, ¿algún punto débil tendrá? Pocos. Muy pocos, gracias a la seriedad con la que se ha llevado a cabo tanto a nivel de guion como de producción. Si se tuviera que decir algo, se le achacaría el hecho de tener alguna trama que no acaba de encajar o de no aguantar con el ritmo tan excepcional que se le imprime al ser capítulos tan largos. Algún que otro cliché sí que se deja caer, pero se le perdona todo por ser como es.

Ahora le toca el turno a ‘La Casa de Papel’. Y es que este atraco gracias Netflix se ha convertido en un exitazo no sólo en España si no a nivel internacional. No en vano ha llegado a ocupar el top 25 de series más influyentes según IMDB. Tan bestia ha sido el exitazo que se han podido descubrir algún que otro disfraz en los carnavales con el mono de pintura rojo y la careta de Dalí.

De esta forma, y del mismo modo que me obligaron a verla, os animo a todos los que queráis a disfrutar de esta pedazo de serie que seguro no os decepcionará y os mantendrá en tensión hasta que la terminéis. Droga televisiva pura con un capítulo y un tema final de temporada de esos que quieres volver a ver o escuchar una y mil veces y no te aburrirás.

Puntúa el post
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Join the conversation! 1 Comment

  1. Jeje mucho entusiasmo veo por aquí, cuando acabe con la que estoy le doy una oportunidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About Javier GF

Editor en la Septimacaja. Ingeniero de profesión, deportista como afición. El espacio es una de mis mayores pasiones, entender como funciona el mundo es indispensable para poder cambiarlo. Devorador de series y agitador de aquellos que nos quieran colar pelis de SerieB como grandes estrenos.

Category

Series

Related posts