Este verano me han tenido atrapado los libros de Conn Iggulden sobre la Guerra de las Dos Rosas. Esta tetralogía va sobre la rebeliones sucesivas que ocurrieron en Inglaterra durante el S. XV, en el que las familias de más alto poder se estuvieron disputando el trono de Inglaterra durante más de 40 años. Estas familias las conocemos todos, los York, Lancaster, Tudor, … A todos nos suena la música de que esos años la anglosajonia estuvo plagada de celos, intrigas, romances prohibidos y guerras civiles.

¿No nos suena todo esto? Incluso los apellidos nos son reconocibles. Este periodo histórico, novelado por Iggulden y llevado a la televisión por Starz en ‘The White Queen’ es el fundamento en el que GRR Martin ha basado la saga de Juego de Tronos. Y después de leer los libros y ver la serie, tengo que decir que hay momentos en los que Juego de Tronos parece una tontería delante de las atrocidades que se hicieron entre ellos.

El origen de la serie y el de los libros difiere bastante. Como concepto, la serie de ‘The White Queen’ quiere contar la historia de Isabel Woodville durante este periodo de conflicto. En el caso de los libros, las aventuras comienzan ya con los desposorios de unos jóvenes Eduardo y Margarita de Anjou. La ventaja de esto es que aporta bastante más contexto que en la serie, ya que hay algún momento en el que te pierdes con alguna decisión de sus personajes, y con los libros puedes ver los orígenes de las lealtades de cada uno, y como se van fraguando las diferentes alianzas y traiciones posteriores.

La serie y el libro se encuentran en los sucesos acontecidos despues de la batalla de Towton, donde Eduardo de York y sus hermanos, con la ayuda de conde de Warwick, el hacedor de reyes, derrotan al ejército Lancaster. De ahí su ascensión al trono. En ese momento entra en escena Isabel, y queda perdidamente enamorada de Eduardo, y viceversa. Es de agradecer que la serie no se convierta en un pasteleo innecesario y progrese en el personaje de Isabel y su entorno, mucho más interesante.

Una vez coronada reina, ancha es Castilla, que dirían. Ella y su madre Jacquetta van tejiendo una interesante de red de contactos y matrimonios, con la única finalidad de favorecer solamente a su familia. Esto va hacer que los suyos vean como favorece Eduardo solamente a su mujer y su familia, y en este punto comenzaran a rebelarse contra él. Sus hombres de armas, sus hermanos y su compañero inseparable ven una injusticia, y actuaran contra ella. Les da igual quien sea el rey, siempre habrá alguien que pueda reclamar el derecho a reinar.

A partir de ese momento, en la que parece que hay cierta calma con el reinado de Eduardo, comienza lo interesante. Las intrigras de la corte, la necesidad de tener un hijo barón que continué con la dinastía, los cuchicheos de este y de aquel. El juego entre las diferentes casas y las influencias por ver quien está más destina que otro para gobernar. La historia de las rosa de Lancaster contra la rosa blanca de los York. Como he recalcado antes, un juego de niños en varios momentos que nada tiene que envidiar a Poniente.

Es una serie y una historia con unos personajes muy interesantes. Evidentemente todo gira alrededor de Isabel (Rebecca Ferguson), con la que muy probablemente saltara a la fama después de interpretar de maravilla a un personaje tan complejo como Isabel. Pero como toda buena serie británica, el elenco de buenos actores, tanto principales como secundarios no defrauda. Eduardo está interpretado por Max Irons, hijo de Jeremy Irons, y no hace nada mal papel del vicioso y excelso Eduardo. George de Clarence es David Oakes, al que ya vimos con el mismo papel de cara de mala leche en ‘The Pillars of the Earth’, aunque pueda no tener otro registro es el papel que le toca, y lo hace bastante bien. Pero hay muchísimos más, James Frain como Warwick; Demelza, perdón, Eleaonor Tomlison como Isabel Neville y un largo etcétera.

Si que en algunos puntos hay personajes y cosas que me chirrían un poco. Por ejemplo, ese punto tan relevante que se da a las artes oscuras de la familia Rivers, en especial a Isabel y su madre Jacquetta. Es cierto que las acusaron de brujería, pero nunca hubo pruebas ciertas, de hecho en el libro casi ni se menciona. Con lo que esa parte de hechicería tan relevante de la serie me cuesta aceptarla. Un personaje que no me ha acabado de encajar es Margarita de Beafort, la madre de Enrique Tudor. Si bien es cierto que iba para monja, pero por ser de familia relevante la tuvieron que casar, en la serie es de aquellos personajes que me producen manía. No sé, de histeria colectiva.

Me he faltado también algo más de acción. Si bien la idea es desentrañar la parte política del conflicto, es innegable que todo ello siempre acaba produciendo un combate o batalla. Y las batallas en esta serie son cortas y de una calidad bastante mejorable. Otro de los puntos que creo que se podrían haber cuidado mejor es el de la banda sonora. Compuesta por John Lunn, salvo el tema del opening, que es bastante bueno, tengo que decir que el resto no merece mucho la pena. Lo escuchas, puede que encaje en alguna escena pero se olvida fácil. Tan cerca en el tiempo con la OST de ‘The Pillars of the Earth’ y tan lejos de su calidad. Que preciosas son las notas de Trevor Morris, insuperables.

Ya solamente por ser una serie histórica, o de época, a mi me tiene ganado. El vestuario está muy conseguido y solamente con ver los paisajes, las casas y los castillos ingleses de la época, ya merece la pena el visionado. Recomiendo tanto los libros como la serie. Seguiremos con la siguiente que es ‘The White Princess’, a ver que tal va.

Puntúa el post
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Join the conversation! 1 Comment

  1. A mí White Queen me gustó mucho. La historia es de traca. White Princess no tiene tanta chicha. Pero en factura está mucho mejor, técnicamente, reparto… Está todo mejorado. Luego viene spanish Queen para romperlo todo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About Javier GF

Editor en la Septimacaja. Ingeniero de profesión, deportista como afición. El espacio es una de mis mayores pasiones, entender como funciona el mundo es indispensable para poder cambiarlo. Devorador de series y agitador de aquellos que nos quieran colar pelis de SerieB como grandes estrenos.

Category

General

Related posts