The Northman

29 abril 2022 - Por

¡Viva el cine! Esa es la reflexión principal a la que se llega después de dejar reposar una de las mejores películas que he visto en mucho tiempo. Robert Eggers firma con ‘The Northman’ una maravilla visual, que no puede ser disfrutada de otra manera que no sea en la gran pantalla. Un historia de venganza, donde lo importante no es solamente la historia, sino como se cuenta, los detalles que se pueden apreciar de ella y el cóctel perfecto que ha preparado Eggers para deleitarnos con su mejor película sin duda hasta la fecha.

La historia que se cuenta en ‘The Northman’ ya nos era conocida, pues bebe mucho de la obra de William Shakespeare. Principalmente de la historia de Hamlet, incluso en este caso, durante la película se pretende evocar este recuerdo con el nombre del protagonsita, Amleth, ya que es conocida la influencia de Saxo Grammaticus en Shakespeare. Iniciada en la Islandia del año 895 d. C. Amleth es un niño que presencia como su padre Aurvandill (Ethan Hawke), rey de su pueblo, es traicionado por su hermano y es asesinado a sangre fría. El destino forja el carácter del muchacho a convertirse en hombre y llevar a cabo una venganza, segando toda vida que haya tenido a bien ser participe en el complot del asesinato de su padre, el difunto rey.

Más tarde, el muchacho ya ha crecido y el cachorro se ha convertido en lobo. Un lobo con sed de sangre y búsqueda de venganza. Desde el lejano rus, Amleth (un fornido Alexander Skarsgård) volverá a casa como esclavo para poder acercarse lo más posible a su madre (una infrautilizada Nicole Kidman) y cobrarse la venganza de Fjölnir (Claes Bang), su tío y asesino de su padre. Durante el viaje conocerá a Olga (Anya Taylor-Joy), una bruja de la que se enamora y que jugará un papel fundamental en el porvenir de su familia. Algunos personajes principales no acaban de estar bien diseñados, pero todos son creíbles. Pero para increíble el papel reservado a William Defoe como bufón y místico del difunto rey, que talento tan desaprovechado.

En este caso, la versión que ha escogido Eggers para traernos esta versión es la que está de moda últimamente, que es la vikinga. Entre ‘Vikings’, ‘The Last Kingdom’ y otros derivados, se podría haber tenido la tentación de caer en el recurso fácil y volver a repetir las fórmulas de los productos que podemos encontrar en Netflix. Nada más lejos de la realidad. No encontramos grandes batallas, no se destacarán las doncellas guerreras y ni su rímel, ni los tatuajes, ni a los hombres musculados. Pura investigación para traer dentro de lo más realista posible (teniendo en cuenta los elementos místicos de la cultura vikinga) una historia de venganza adaptada a la vikinga.

Si ya hemos comentado que la factura de producción y adaptación se ha cuidado al más mínimo detalle, es fundamental hablar de dos aspectos que hacen de esta película majestuosa. El primero es el de la fotografía. No recuerdo una película en el cine en el que la imagen y lo que se pretende transmitir con ella tenga tanto impacto. Probablemente en cada acto de la película se pueda sacar algún detalle, pero donde de verdad triunfa es cuando se transita por Islandia. Me viene a la cabeza la escena final donde se pretende reflejar el ‘hell’ en la antesala del volcán, pero sería injusto mencionar solamente esto. El encargado de gestionar esta maravilla visual es Jarin Blaschke, director de fotografía.

Pero también hay que sacarse el sombrero ante Sjón y Robert Eggers, que han elaborado un guion que atrapa. Es una de las partes donde la película me ha parecido brillante y que corre el riesgo de chirríar en alguna ocasión. Este acercamiento de la mitología nórdica y sus elementos fantásticos, al no ser familiar, puede provocar un poco de rechazo. Obviamente aquí la mística juega un papel importante y hay que venir entrenado de casa para poder captar algunos detalles que serán claves en el desarrollo de ciertos personajes. Las valkirias, el Yggdrasil, los cuervos en representación del padre de los dioses o los diferentes rituales en los que la mezcla de alucinógenos harán de reyes u hombres fieros perros o berserkers. En el apartado de investigación, ‘The Northman’ es un 10.

Ya acabando, sería imposible entender esta conjunción de astros tan bien alineados sin la gran banda sonora que se han marcado Robin Carolan y Sebastian Gainsborough. Cuenta con todos los elementos básicos para enganchar con la trama de la película. Temas potentes, lentos, de acción y místicos. Guion, fotografía, actores y banda sonora. No encuentro película este año hasta el momento más apropiada para ir al cine que ‘The Northman’. Corre el rumor que la idea inicial era haberla rodado en nórdico antiguo, para mí sin duda hubiera ganado más, pero me quedo muy contento del resultado final.

Dirección
Guion
Personajes
Ambientación
Banda Sonora
Puntuación
Puntúa el post
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando...

Join the conversation! 4 Comments

  1. Vaya … Ahora tendré que ir al cine. Tengo muchas ganas de verla, a ver cuándo me escapo. En cuanto a lo que dices de la fotografía, discrepo. Dune fue es y será esa maravillosa obra difícil de superar.

  2. Ciencia ficción vs realidad, jajaja peguémonos !! ademas, estoy diciendo, este 2022. Dune es añada de 2021

  3. Suscribo todas y cada una de las frases de esta crítica.

  4. Muchas gracias !!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About Javier GF

Editor en la Septimacaja. Ingeniero de profesión, deportista como afición. El espacio es una de mis mayores pasiones, entender como funciona el mundo es indispensable para poder cambiarlo. Devorador de series y agitador de aquellos que nos quieran colar pelis de SerieB como grandes estrenos.

Category

Cine

Related posts