El sentimiento de culpa que tengo al escribir este post es difícil de explicar. He terminado la sexta temporada y me he visto incapaz de seguir haciéndome el loco, como si ‘My Hero Academia’ no existiera, cuando ha sido uno de los mangas o animes más relevantes de la última década. Con sus altibajos tan característicos de las series tan largas, el nivel tan excelso de esta sexta temporada me ha acabado de convencer de que la obra de Kōhei Horikoshi merece su espacio singular y que podemos decirlo claramente: ¡viva el shōnen!

La historia que platea Horikoshi no es nueva, pero tiene matices que la hace muy atractiva. El mismo mangaka reconoce que ha tenido influencias de muchos frentes, tanto de Japón como de fuera. Se puede reconocer a medida que avanza la historia una serie de similitudes con Naruto, un ejemplo de esto podría ser la relación de Deku con Bakugo. Hay otra influencia muy clara que es la de Marvel, en la que los poderes están no solamente para hacer el bien, sino que hay gente que los utiliza para hacer el mal. Kamen Raider, Dragon Ball o Star Wars son otras de las historias que Kōhei Horikoshi ha utilizado para servirse de inspiración.

El mundo que concibe es una sociedad donde el 80% de las personas nace con algún tipo de ‘don’. Este don lo podríamos catalogar como algún tipo de poder. En el otro 20% se encuentra Midorya Izuku, protagonista de esta historia. Midorya es un niño que es un auténtico fan de los héroes y que sueña con emular al héroe más grande de todos, All Might. Para ello, busca que le acepten en la UA, la academia de los héroes, pero sin un don no podrá entrar. Un día, a los ojos de All Might realiza una gran proeza y el mismo All Might le hará testigo del legado de su don.

Este permite que Midorya entre en la academia y con ello tener la oportunidad de descubrir a la clase 1-A, tutorizada por Shota Aizawa. En las diferentes temporadas el reto que se plantea va muy acorde con el crecimiento de los personajes. Nos enseña desde 0 lo que significa ser un héroe y permite que nosotros mismos formemos parte de la clase, un gran acierto del guion. Otra de las grandes virtudes que tiene ‘My Hero Academia’ es el humor y camaradería que hay entre los compañeros de promoción. A medida que el reto se hace más grande, la unión de la clase se vuelve más fuerte. Bakugo, Todoroki o Uraraka cogeran más protagonismo (aunque personalmente mi favorito es Tokoyami y su Dark Shadow).

Es fácil identificarse con Midorya, podríamos ser cualquiera de nosotros. Somos gente normal, no tenemos don y queremos hacer algo excepcional con nuestra vida. A Midorya le surge la oportunidad y no la rechaza. A cada reto de como utilizar sus poderes le va aplicando una cierta lógica y eso al irlo descubriendo se va adquiriendo madurez, cosa que todos agradecemos. La lucha por el control de la sociedad (los villanos son de mucho nivel), la superación de uno mismo, la gestión de grupos, la madurez personal y como afrontarla son los detalles que nos deja este anime tan increíble que no deberías perderte.

La pregunta es sencilla ¿contra quién luchan estos héroes? Ya hemos comentado que hay una serie de personas con dones que no siguen una estela clara de bondad. Todo héroe necesita su villano. Y cuánto más grande mejor. All Might o Endeavor no han llegado ahí por casualidad y los retos que han ido afrontando los han llevado a convertirse en leyendas. La Liga de Villanos liderada por Tomura Shigaraki, junto con los nomu, pondrán en más de un brete a los héroes de la clase 1-A. Y es lógico que con el crecimiento de nuestros protagonistas, la amenaza que representa la Liga de Villanos también crezca. El punto que alcanza en esta sexta temporada es sublime.

El argumento que diseña Horikoshi permite que ‘My Hero Academia’ plantee muchísimos temas de actualidad. El cuidado de la familia, la amistad, el perdón, la lucha por forjar tu propio camino, el sacrificio por el bien mayor o jamás renunciar a tus principios. Estos son algunos de los lemas que van a ser la matriz cohesionadora de la serie. Un aspecto interesante que nos ha enseñado esta última temporada es que el mundo no es blanco y negro en cuanto a héroes y villanos. Los villanos también tienen sus pasados, y no todos se convierten en villanos por simplemente ejercer la maldad. Las motivaciones y los medios cuentan, personajes como Lady Nagant son un ejemplo de lo compleja que es la lucha del héroe. Si a ello le añadimos la épica de las batallas (Deku contra Overhaul o All Might contra One for All son de primera) nos queda un anime absolutamente espectacular.

‘My Hero Academia’ tiene todo lo que le hace falta un buen shōnen. Un protagonsita idealista y carismático, un grupo de amigos singular, una historia profunda y un grupo de villanos que permita elevar el nivel a medida que avanza la trama. El estudio Bones es el encargado de traernos esta historia, de la mano de Kenji Nagasaki en la dirección y de Yōsuke Kuroda en el guion. El nivel del estudio es muy notable, incluso a medida que avanzan las temporadas se puede ver como mejora incluso. Ya habían trabajado en otras obras importantes antes, como Mob Phsycho 100 o FullMetal Alchemist, así que fueron una buena elección.

Además hay otra cosa que hace que ‘My Hero Academia’ sea muy grande, que es la banda sonora. A los aparatos de su elaboración ha estado uno de los compositores de las grandes obras de este tiempo, que no es otro que Yuki Hayashi. Rozó la perfección con Haikyu!!, y casi lo consigue con ‘My Hero Academia’. Puede que se vea como un problema de tener una serie de varias temporadas, dado que está el peligro inherente de repetir ciertos temas. No es el caso de Hayashi, ya que si, es verdad, algunos de esos temas se repite. Pero, ¿no es necesario para identificar el score con el personaje? A medida que avanza la oscuridad de la serie el nivel de Hayashi se eleva.

‘My Hero Academia’ es un soplo de aire fresco para el shōnen. Los grandes títulos contemporáneos están dedicados a un público más adulto, de una demografía catalogada como seinen. ‘My Hero Academia’ sabe muy bien moverse entre la luz y la oscuridad sin tener que llegar a los extremos sanguinarios de otros animes, como ’Attack on Titan’, por poner un ejemplo. El carisma de Deku y la gran variedad de personajes hace que sea imposible no sentirse identificado con alguno de ellos. Esta historia tiene algo que la hace singular. Hay que estar atentos a la siguiente temporada, porque viene un plato muy fuerte.

Dirección
Guión
Animación
Banda Sonora
Personajes
Puntuación
Puntúa el post
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

About Javier GF

Editor en la Septimacaja. Ingeniero de profesión, deportista como afición. El espacio es una de mis mayores pasiones, entender como funciona el mundo es indispensable para poder cambiarlo. Devorador de series y agitador de aquellos que nos quieran colar pelis de SerieB como grandes estrenos.

Latest Posts By Javier GF

Category

Anime

Related posts